Relatos Cortos #03

¡HOLA LECTORES! ¿Como la estan pasando estos dias?

Hoy les compartimos otro relato corto, y esta vez de escrito por Lucia Brito, una chica de 16 años, que pertenece al mundo de blogger como mucho de nosotros! 

Su blog es 500 Days of RANDOMNESS. Muy recomendado si quieren visitarlo, van a encontrar muchas cosas interesantes! Ademas Lucia es una persona genial!

Obviamente que pedimos permiso para publicarlo y compartirlos con todos ustedes. Espero que lo disfruten tanto como nosotros!



La muerte de John Lennon


Yoko me miraba y yo a ella. No hacían falta palabras para decirle cuanto la quería, cuanto la adoraba. Ella era mi musa, la razón de mi sonrisa cada mañana. La amaba cada segundo, cada minuto, cada hora de mi vida y yo sabía que ella sentía lo mismo por mi. Eramos uno solo. Estábamos en el auto esperando llegar a nuestra casa después de un largo día, cansados como nunca. Aquella tarde había podido sentir que todo estaba bien de nuevo, que ella me había perdonado por todos mi errores y que ya nada podría separarnos*.

Cuando llegamos, Yoko abrió la puerta y se dirigió hacia el hall de la entrada, yo salí detrás de ella. En ese momento fue cuando lo vi. Aquel joven de campera color café estaba parado allí nuevamente en la calle y me miraba. Intenté ignorarlo pero él me llamó, ¿Quería algo más que mi autógrafo? *2
Intenté acercarme a él pero antes de que pudiera dar un solo paso escuché sonidos, esa clase de sonidos que te dejan sin aliento, fuertes y ensordecedores. Sentí un gran dolor en el pecho que se hacía cada vez más intenso. Me di media vuelta con la poca fuerza que tenía e intenté entrar al edificio, tenía que buscar a Yoko. Los sonidos siguieron y el dolor fue extendiéndose hacia mi hombro izquierdo. Sentía que me desmayaba, que mis piernas ya no podían aguantar más el dolor, entonces caí.

"Me han disparado" dije con la poca voz que me quedaba. Recuerdo que una de las últimas cosas que pude escuchar fueron los gritos de Yoko. Cerré los ojos, la agonía me inundaba. Empecé a recordar momentos de mi niñez, recuerdos de mi madre, de Paul, Ringo y George. Mi primera guitarra, el día en que conocí a Yoko, el día que nacieron mis hijos. Quería abrir los ojos, pero no podía, no podía moverme ni decir una sola palabra. Estaba muriendo, lo sabía. Entonces escuché una voz clara y suave, como la de mi madre, "John se feliz". Los recuerdos se fueron desvaneciendo y la oscuridad me invadió, anunciándome que había muerto.- Lucia Brito 

¿Que les parecio el relato? ¿Les gusto?
Dejanos tu comentario!


Saludos, Anto y Jena 

2 comentarios:

  1. ¡Holaa!
    Me encantó el relato. Muy bueno.
    Un beso:D

    ResponderEliminar
  2. Awwwwwww ♡ gracias por publicarlo, Anto. Sos una genia, en serio :)
    Mil gracias por todo y espero que la hayas pasado bien en Brasil ♡

    ResponderEliminar